domingo, 6 de mayo de 2012

Aquel amor

De aquel amor guardo siempre,
como reliquias sagradas
una rosa y un recuerdo
un suspiro y una lágrima.
Misterios de mi ternura:
guardo lo que nadie guarda.
Óyeme: duerme la rosa
de un libro en las hojas pálidas
la contemplo, y de tu imagen
nace el recuerdo del alma;
y del recuerdo, el suspiro;
y del suspiro, la lágrima

No hay comentarios:

Publicar un comentario