lunes, 19 de septiembre de 2011


No quiero ser la causa de una lágrima tuya
ni el motivo de tu enojo.
Sólo deseo ser,la creadora de tu alegría,
la frescura que te acaricie en un día de calor
y el dulce abrigo que arrulle tus noches frías.
... Sólo deseo ser el final de tu camino
y el comienzo de una esperanza.
El agua que sacie tu sed y el amor que llene tu vida.
Así inventaremos los propios sueños
para recrearlos a nuestra medida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario